Delegación Presidencial Provincial de
Melipilla
Delegado Presidencial Provincial (s) destaca aprobación de la Ley de Control de Armas

Delegado Presidencial Provincial (s) destaca aprobación de la Ley de Control de Armas

  • Luego de 14 años, la normativa fue aprobada por el Congreso, lo que significa la incorporación de una serie de modificaciones que hacen más estricta la legislación en materia de posesión, tráfico y utilización de armas de fuego.

El Presidente de la República Sebastián Piñera, promulgó la Ley de Control de Armas, que fortalece la fiscalización y aumenta los requisitos para la adquisición y tenencia de armas de fuego en todo el territorio nacional.

Se trata de una nueva normativa que incorpora una serie de modificaciones para mejorar la actual legislación, incluyendo las armas adaptadas, de fogueo o juguete y de silenciadores como elementos prohibidos.

Al respecto, el Delegado Presidencial Provincial (s) de Melipilla, Sebastián Gallardo, manifestó que esta promulgación es un avance significativo en materia de control de armas, aplicando todo el rigor de la ley en materia de tráfico, posesión ilegal y su utilización.

“Hemos recibido una muy buena noticia en materia de seguridad en nuestro país y es la aprobación de esta Ley de Armas, una Ley que viene a fortalecer la fiscalización en la ley, entendiendo que estas armas son las que comenten los delitos y las cuales hay que sacar de circulación. Ese es el espíritu con el cual el Presidente Sebastián Piñera ha puesto suma urgencia para poder sacar adelante esta ley y así poder seguir combatiendo la delincuencia en nuestro país”.

Cabe indicar que desde ahora el uso de armas deberá ser debidamente registrado, incluyendo un análisis de trazabilidad para conocer el efecto del disparo de los proyectiles cuando se inscriba por primera vez un arma en la Dirección General de Movilización Nacional (DGMN), institución encargada de supervigilar y coordinar el control de armas y explosivos.

Respecto a las sanciones, la venta de municiones a personas no autorizadas pasa a ser un delito. Las penas por entregar armas a menores de edad aumentan a un rango de entre 541 días y hasta 5 años de presidio, y se crea el delito de adulteración, alteración o destrucción del sistema de trazabilidad de las armas.